1/1

Drenaje Linfático Facial

Drenagem linfática facial

drenaje linfatico facial

Cualquiera que piense que el drenaje linfático se hace solo en el cuerpo se equivoca. El rostro también puede aprovechar (y mucho) esta técnica. El drenaje linfático facial es un tratamiento con múltiples beneficios para la salud y la juventud de la piel.

Tiene fines preventivos, estéticos y terapéuticos. Realizado correctamente, es capaz de estimular el sistema de defensa, la oxigenación de los tejidos y ayuda a reducir las toxinas que quedan en los tejidos y que son nocivas para la piel.

El drenaje también actúa para tonificar la piel y retrasar el envejecimiento de los tejidos, además de ser muy eficaz para mejorar la circulación sanguínea, ampliando la vascularización de la región donde se aplica.

¿Como funciona?

Se realiza a través de movimientos que llevan la linfa (líquido que transporta tanto sustancias orgánicas como inorgánicas, así como toxinas y desechos) a los ganglios linfáticos. Se encargan de reducirlos del cuerpo.

El procedimiento es capaz de mejorar el contorno del rostro, minimizar bolsas y ojeras, muchos aseguran que se siente como un lifting.

Está indicado para quienes se operaron en la cara, porque en el postoperatorio hay compresión del líquido. El drenaje linfático facial ayuda a eliminar rápidamente los líquidos del cuerpo, previniendo infecciones y ayudando a controlar y reducir la hinchazón.

¿Cuándo hacer?

En el postoperatorio, le pedimos que siga los consejos de su médico, muchos médicos indican al menos tres veces por semana para que la hinchazón se reduzca rápidamente. Para casos de retención de líquidos, hazlo cada vez que sientas la necesidad, recordando que a medida que mejora la circulación, también mejorarás el tono y el brillo de la piel.

También se pueden asociar cremas especiales a este tratamiento para potenciar los efectos del drenaje linfático facial.

Sala de drenagem linfática