1/1

Luz Pulsada Intensa

En el tratamiento con Luz Pulsada Intensa (IPL) se produce calor en la piel generado por un dispositivo que pretende llegar a diferentes dianas: melanina, vasos sanguíneos y colágeno. Es posible suavizar manchas, flacidez, poros dilatados y acné. También sirve para fotodepilación y los resultados ya se ven en tu primera sesión. Para el tratamiento de la piel, se puede aplicar en la cara, el cuello, el escote y las manos. Para la fotodepilación, se puede hacer en cualquier región del cuerpo que tenga vello, pero la luz no visualiza el vello claro.

Los tratamientos IPL consisten básicamente en la aplicación de la energía de una fuente de luz intensa sobre una determinada estructura diana con el fin de generar calor en sus tejidos o células, obteniendo una micro lesión localizada y controlada mediante la desnaturalización por efecto térmico de moléculas seleccionadas de acuerdo a a la respuesta biológica esperada al tratamiento. Esto se llama fototermólisis selectiva.

FACIAL 11.jpg

Principales beneficios

  • Rejuvenecimiento

  • Tratamiento de manchas vasculares

  • tratamiento de manchas solares

  • depilación

  • Tratamiento contra el acné

  • tratamiento de ojeras

Contra indicaciones

No recomendado para embarazadas o lactantes, personas con diabetes no controlada, vitíligo, lesiones malignas o infecciones en el sitio a tratar, tampoco se puede aplicar sobre tatuajes. Las personas que usan medicamentos que aumentan la fotosensibilidad también deben evitar este tratamiento.

Después del tratamiento

Como en cualquier tratamiento, es imprescindible utilizar un protector con un factor de protección de al menos 30. Para una máxima eficacia se recomienda un mínimo de 4 sesiones, pero es habitual observar los resultados en la primera aplicación. El regreso a las actividades rutinarias es inmediato.