1/1

reflexología podal

La Reflexología Podal va mucho más allá de un simple masaje para pies cansados. La técnica utiliza aceites esenciales aromatizantes y elementos naturales extremadamente tonificantes. A partir de ahí, el terapeuta presiona algunos puntos específicos, puntos que están conectados con partes muy importantes del cuerpo, como un gran trabajo en equipo. Cuando se estimula, el cerebro y el sistema nervioso pueden corregir cualquier disfunción, haciendo que el cuerpo elimine las toxinas existentes. 

Esto se debe a que los plexos nerviosos del organismo tienen una conexión claramente determinada con órganos, sistemas y estados emocionales, en consecuencia, la salud global del organismo. 

Precisamente por eso, la reflexología podal es más que un tratamiento de relajación, puede usarse para tratar o prevenir muchas enfermedades y traer grandes beneficios a tu salud. 

OFUÔ DOS PÉS  (1).jpg

Para quién es 

Cuando tratamos el estrés, reducimos las posibilidades de enfermarnos, por lo que la Reflexología Podal está indicada para todos aquellos que merecen un buen masaje y preservar su salud!

Otras indicaciones: 

  • Problemas digestivos e intestinales; 

  • Enfermedades respiratorias; 

  • Grasa de hígado; 

  • Migraña; 

  • Dolor muscular; 

  • Dolor de espalda; 

  • Mareos; 

  • Insomnio; 

  • Laberinto. 

Beneficios 

  • Estimula el sistema inmunológico; 

  • Elimina las toxinas existentes; 

  • Promueve una intensa sensación de bienestar y relajación; 

  • Puede aliviar el dolor y mejorar la circulación sanguínea. 

Objective 

Su principal objetivo es ayudar a prevenir y tratar enfermedades. Básicamente, a través de la Reflexología Podal, el terapeuta activa la capacidad del propio cuerpo para curarse a sí mismo y promover esa sensación de bienestar, que cada vez es más escasa. 

Duración: 30 o 60 minutos 

REFLEXOLOGIA PODAL (1).png